...
 
...

Los infartos avisan

Los síntomas de un ataque cardíaco pueden aparecer hasta semanas antes del inicio del ataque. Presta atención a las señales que te envía tu corazón y aún más si tienes uno o más factores de riesgo. Esto puede depender de tu vida.
Un ataque cardíaco es una convulsión que ocurre cuando el tejido de un órgano muere en el cuerpo. Es causada por un bloqueo en una vena o arteria que impide que la sangre llegue a este órgano, lo que aumenta la presión arterial y provoca el ataque. Puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, son comunes en el cerebro, los intestinos y los riñones. Sin embargo, es más común en el corazón y se conoce como infarto agudo de miocardio. Es la principal causa de muerte de hombres y mujeres en todo el mundo.
Los principales riesgos que predisponen a un ataque cardíaco son presión arterial alta, arteriosclerosis u otras enfermedades coronarias, antecedentes de angina de pecho, un ataque previo o arritmias cardíacas. Los hábitos como fumar, el consumo excesivo de bebidas alcohólicas y grasas, la falta de ejercicio y el estrés elevado contribuyen a aumentar la probabilidad de un ataque cardíaco. La edad también afecta. Es más común en hombres mayores de 40 años y mujeres mayores de 50. Y si la persona tiene sobrepeso, obesidad o diabetes, el riesgo se multiplica.
Las personalidades agresivas, violentas y hostiles son más susceptibles a las enfermedades coronarias agudas porque el sistema nervioso central libera neurotransmisores intensos que pueden elevar la presión arterial y provocar la ruptura y el bloqueo de las arterias. Un infarto de miocardio es una emergencia médica que debe corregirse de inmediato, ya que en la mayoría de los casos hay actividad eléctrica en el corazón, cuya falla puede revertirse mediante la desfibrilación temprana. El pronóstico vital de un paciente con un ataque cardíaco depende de la extensión del infarto (es decir, la cantidad de músculos cardíacos que se ven afectados por la falta de suministro de sangre) y la velocidad del tratamiento. La mayoría de los que están vivos dos horas después de un ataque sobrevivirán.
Antes de sufrir un infarto, al menos la mitad de las personas presenta algún síntoma que confunde con un problema gástrico o alguna dolencia muscular. No necesariamente un infarto ocurre durante alguna actividad física, esfuerzo o estado emocional alterado, tres de cada diez personas sufren infartos mientras están tranquilos. La aparición de los síntomas de un infarto de miocardio ocurre de manera gradual, en el transcurso de varios minutos, y rara vez de manera instantánea. De allí que conocer los síntomas puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte:

-Dolor en el cuello, espalda y mandíbula:Este síntoma puede incluir dolor o malestar en uno o ambos brazos, la espalda, los hombros, el cuello, la mandíbula o la parte alta del estómago (no por debajo del ombligo). Es un síntoma más común en mujeres que en hombres.



-Dolor torácico: La mayoría de los infartos están acompañados por dolor de pecho o presión intensa en el lado izquierdo del tórax. Ese dolor se conoce como angina de pecho y por lo general no dura más que unos pocos minutos, o va y viene. Incluso se puede sentir acidez o indigestión y por ello se puede llegar a confundir con alguna enfermedad gástrica.

-Sudor frío: El sudor frío inexplicable o excesivo pueden ser señales de un infarto.

-Fatiga inusual: El cansancio o la falta de energía repentina o inusual es uno de los síntomas más comunes de infarto en mujeres, y uno de los más fáciles de ignorar. Puede venir repentinamente o permanecer durante días, incluso un mes antes de presentarse el ataque. Más de la mitad de las mujeres que sufren un infarto experimentan cansancio muscular, debilidad o somnolencia que no están relacionados con el ejercicio.

-Falta intensa de aire: La falta de aire puede comenzar antes o al mismo tiempo que el dolor o malestar en el pecho, y puede incluso ser su el único síntoma. Suele aparecer repentinamente, incluso estando en reposo.

-Aturdimientos o mareos: La mayoría de los infartos no hacen que la persona se desmaye de inmediato, esto sucede solo en los casos más graves. En lugar de eso, se puede sentir aturdimiento o mareo. En un 10% de los casos es el único síntoma.

-Sin síntomas: Una cuarta parte de los infartos de miocardio son silentes, es decir, aparecen sin dolor de pecho y sin otros síntomas. Estos infartos suelen descubrirse tiempo después cuando se le practica electrocardiograma al paciente y son más comunes en los ancianos, en los pacientes con diabetes y después de un trasplante de corazón, porque puede suceder que el corazón donado no esté conectado a los nervios del paciente hospedador.

-Náuseas o vómitos: Las mujeres son dos veces más propensas que los hombres a experimentar náuseas, vómitos o indigestión durante un infarto.

Atención urgente
Como se mencionó anteriormente, cuanto antes se vaya emergencias, mayores serán las posibilidades de supervivencia. En una emergencia, se realiza un electrocardiograma para determinar si en realidad se trata de un infarto de miocardio, y se inicia el tratamiento con oxígeno y medicamentos para ayudar a restablecer el flujo sanguíneo y aliviar el dolor. Para el dolor, se usan medicamentos fuertes como la morfina o la nitroglicerina, cuyo efecto es reducir la demanda de oxígeno del músculo cardíaco, de modo que el dolor también disminuye. Para restaurar el flujo sanguíneo, se administran anticoagulantes y agentes antiplaquetarios (evitan que las plaquetas se unan), para reducir la formación de trombos, que obstruye la arteria coronaria y conduce a un ataque cardíaco, y para evitar la formación de coágulos sanguíneos adicionales.
Paralelamente, se realiza un procedimiento para abrir el vaso obstruido y permitir que la sangre fluya de regreso al área del corazón que sufre el infarto. La angioplastia se puede realizar insertando un catéter a través de una arteria (generalmente la arteria radial en la muñeca) para llegar a la arteria bloqueada. Tan pronto como se alcanza el punto de bloqueo, se sopla una especie de globo sobre la arteria ocluida o los dispositivos metálicos llamados stents. Estas son pequeñas plumas que se insertan en la arteria y se expanden para mantenerlas abiertas y restablecer el flujo sanguíneo.
Pocas veces es posible realizar cirugías de carácter urgente en el transcurso de un ataque cardiaco. Se conoce como cirugía de derivación y consiste en hacer un puente a la arteria ocluida con otros vasos por los que circulará la sangre.


Las marcas Beybies, Pura+ y NrgyBlast pertenecen a Avimex de Colombia SAS. Todos los productos tienen certificaciones de calidad y registros sanitarios vigentes y están manufacturados bajo los más estrictos estándares internacionales. Para poder adquirir nuestros productos puedes acceder a nuestro Shop-On Line. Todas las compras están respaldadas por garantía satisfecho o rembolsado 100%.


Miami ● New York ● Sydney ● Tel Aviv ● Paris ● Madrid ● Milan ● Firenze ● Roma ● Medellin ● Cartagena ● Bogota ● Barranquilla ● Quito ● Guayaquil ● Lima