...
 
...

¿Dolor de rodilla?

¿Dolor de rodilla?
Cuando tus rodillas hablen, escúchalas, presta atención a tu cuerpo.

¿Qué seríamos sin nuestras rodillas? Si nunca te has preguntado esto, piensa por un momento que has dejado caer algo y que en vez de una articulación llamada rodilla tu pierna es rígida y no hay nada, ahora, intenta agacharte con la pierna recta e inmóvil, hecho esto, con seguridad te harás la pregunta planteada antes.
La rodilla es la articulación central de los miembros posteriores e inferiores de los vertebrados y está formada por dos huesos importantes: el fémur en su distal y la tibia en la posición proximal. Dispone de un pequeño hueso llamado rótula que se articula con la porción anterior e inferior del fémur. Está hecha para realizar principalmente movimientos de flexión y tensión, es la articulación más grande del cuerpo.
Al igual que el resto de articulaciones la rodilla es un conjunto de huesos, ligamentos, músculos y tendones que le brindan rigidez y flexibilidad al mismo tiempo. Su principal movimiento es flexoextensión, es decir: flexionarla y extenderla, aunque también posee una pequeña capacidad de rotación cuando se encuentra flexionada. Como pasa con el resto de nuestro cuerpo, las rodillas están expuestas a un contante desgaste físico, traumatismos causados por accidentes o lesiones deportivas y enfermedades degenerativas como la artritis; el sobrepeso también puede ser la causa de problemas en la articulación ya que reciben gran parte de nuestro cuerpo.

Afecciones médicas.
Los problemas médicos de la rodilla son diversos, siendo estos los más comunes: Artritis (Artritis reumatoidea, osteoporosis, lupus y gota), quiste de Baker (una hinchazón llena de líquido localizada detrás de la rodilla que puede ser causas de otras afecciones), enfermedad de Osgood-Schlatter (hinchazón dolorosa de la protuberancia en la parte superior de la tibia, exactamente bajo la rodilla), infecciones en articulaciones o huesos de la rodilla.

Lesiones por uso excesivo o traumatismos.
Las más comunes son: Bursitis (inflamación a causa de presión repetitiva sobre la rodilla, como arrodillarse por períodos largos), dislocación de la rótula (desplazamiento de la rótula fuera de la articulación), fractura de rótula u otros huesos de la rodilla (traumatismos violentos), síndrome de la banda iliotibial (lesión en la banda gruesa que va desde la cadera hasta la parte exterior de la rodilla), ruptura de ligamentos (traumatismos violentos), desgarro de cartílago (ruptura de meniscos los cuales son una especie de almohadilla sobre los que reposan los huesos). 

Factores de riesgo.

Sobrepeso: esto aumenta la exigencia sobre las articulaciones de las rodillas aunque sólo se trata de caminar. Además aumenta el riesgo de artrosis al acelerar la ruptura del cartílago articular.
Falta de flexibilidad o fuerza muscular:
la falta de fuerza y flexibilidad puede aumentar el riesgo de lesiones en las rodillas. Los músculos fuertes ayudan a estabilizar y proteger las articulaciones y la flexibilidad muscular puede ayudar a lograr una amplitud completa de movimiento.
Determinados deportes: algunos deportes suponen más exigencia a tus rodillas que otros: el esquí alpino, con las botas de esquí rígidas y las potenciales caídas, los saltos y giros del básquetbol y el impacto repetido que absorben las rodillas cuando corres o trotas aumentan el riesgo de lesiones en las rodillas.
Lesión previa: tener una lesión de rodilla anterior hace que sea más probable que te vuelvas a lastimar la rodilla.
Recuperación.
No hace falta decir que depende de la lesión que se presente para tratar el problema, y la solución puede ir desde el extremo de la cirugía hasta la rehabilitación mediante la fisioterapia. Pero sin importar cuál sea el caso, es siempre importante el uso de la rodillera para asegurar la correcta rehabilitación de la articulación.

¿Por qué la rodillera?
Las rodilleras estabilizan y controlan el movimiento de la articulación ejerciendo presión sobre la misma para su correcta rehabilitación, además que alivian el dolor y la inflamación. Hay que tener en cuenta también, que las rodilleras pueden ser perfectamente usadas para prevenir lesiones debido a la compresión que ejercen en la rodilla, con la cual permiten su movilidad, pero restringen desplazamientos óseos y sobrecargas en los ligamentos (esto por supuesto, sabiendo entender cuándo es hora de descansar).



Las marcas Beybies, Pura+ y NrgyBlast pertenecen a Avimex de Colombia SAS. Todos los productos tienen certificaciones de calidad y registros sanitarios vigentes y están manufacturados bajo los más estrictos estándares internacionales. Para poder adquirir nuestros productos puedes acceder a nuestro Shop-On Line. Todas las compras están respaldadas por garantía satisfecho o rembolsado 100%


Miami ● New York ● Sydney ● Tel Aviv ● Paris ● Madrid ● Milan ● Firenze ● Roma ● Medellin ● Cartagena ● Bogota ● Barranquilla ● Quito ● Guayaquil ● Lima