...
 
...

Pies secos

Pies secos

Pies secos. ¿Por qué es importante hidratar correctamente los pies?

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y una de sus funciones principales es la de barrera de entrada para muchos microorganismos, protegiéndonos de posibles infecciones. La correcta función de la piel está directamente relacionada con su hidratación. En una piel hidratada, que es mucho más elástica, es difícil que aparezcan grietas o descamaciones, minimizando las posibilidades de infección por microorganismos.

Cuando nos referimos a los pies, la hidratación juega un papel todavía más importante que en cualquier otra zona del cuerpo, ya que nos estamos refiriendo a una piel que está habitualmente soportando carga, o bien la del peso de nuestro cuerpo, si nos referimos a la planta, o bien la del roce del calzado en la zona del dorso.

Tenemos que tener en cuenta que la piel del pie tiene además unas peculiaridades que no tiene la del resto del cuerpo. Por ejemplo, vale la pena destacar la piel en la zona del talón puede llegar a ser 50 veces más gruesa que la de la zona de la mejilla en la cara. Es fácil entender que una crema que funcione perfectamente en la cara o en las manos no lo haga en nuestros pies.

¿Cuándo se debe hidratar la piel del pie?

El pie, al contrario de lo que se hace en muchas ocasiones, se debe hidratar por la noche. Es bastante habitual que la hidratación del resto del cuerpo la realicemos por la mañana después de la ducha, y es correcto para el resto de la piel, pero no para nuestros pies.

Hemos de tener en cuenta que si hidratamos los pies por la mañana y, a continuación, metemos el pie en el interior de un calcetín y/o zapato, la mezcla entre la hidratación y la posible sudoración del pie puede provocar una “maceración”. Así pues, se genera un medio húmedo mantenido que no favorece en absoluto la salud de nuestros pies. Por este motivo, la mejor forma de hidratar el pie es mediante automasaje, unos minutos antes de acostarnos, para que la crema pueda hacer su función durante la noche.

Cuatro pasos para cuidar tus pies antes de dormir:

1. Relajar los pies en agua templada durante 10 minutos
2. Hidratar con cremas especializadas para la zona 
3. Masajear durante 3-4 minutos para descargar tensiones musculares
4. Dejar absorber antes de dormir 

¿Es aconsejable usar un calcetín después de poner la crema para dormir?

Esta es una pregunta que habitualmente nos hacen los pacientes en consulta. Está bastante extendida la creencia de que si después de poner la crema hidratante, nos ponemos un calcetín durante toda la noche, el efecto será mayor. Pues bien, la respuesta es que no. Poner un calcetín ayudará a disminuir el efecto de la hidratación, ya que una parte importante de la crema será absorbida por el tejido de la prenda.

Lo que sí aconsejamos es, en aquellos casos en los que la sequedad sea muy evidente, por ejemplo, grietas visibles en el talón, realizar una “cura plástica” por la noche. Esto consiste en aplicar la crema hidratante en el pie (la que un profesional en podología nos haya aconsejado) y cubrir la zona del talón con film transparente (el que usamos en la cocina). Esto sí hará que el efecto de la hidratación sea mucho más intenso. Realizando esta misma operación dos o tres días seguidos conseguiremos una rápida reparación de la sequedad del talón. No obstante, si mantenemos una hidratación diaria regular de nuestros pies, no será necesario recurrir a este remedio.

Si por todos es conocido que es muy importante mantener una hidratación correcta de la piel, en el caso del pie es mucho más importante ya que una grieta o cualquier lesión que la sequedad favorezca, nos impedirá realizar con comodidad algo tan simple y habitual como caminar. Por supuesto, en todas aquellas personas que practican deporte o que sufran de cualquier afección dermatológica, la hidratación del pie cobra una especial importancia.

Fuente: www.podoactiva.com


Miami ● New York ● Sydney ● Tel Aviv ● Paris ● Madrid ● Milan ● Firenze ● Roma ● Medellin ● Cartagena ● Bogota ● Barranquilla ● Quito ● Guayaquil ● Lima