...
 
...

Causar buena impresión

Causar buena impresión

 “Nunca hay una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión” (Oscar Wilde).


Y Wilde tenía mucha razón, la primera impresión es una cosa única, más aún si nos referimos a nuestra imagen. La primera impresión amerita pulcritud y orden en la vestimenta, desde la primera hebra de cabello, hasta la punta de los zapatos y justo de esto hablaremos.

Hoy en día la imagen que proyectamos al mundo es más importante que nunca, en muchos casos, de ella dependen nuestras oportunidades especialmente laborales ya que en este ámbito la pulcritud de la imagen puede serlo todo. Pongamos un ejemplo: un empleado (y al mismo tiempo su imagen) proyecta a los clientes la imagen de la empresa, por lo que muchas veces basta con ver a un empleado para hacerse una idea de la clase de empresa que tenemos frente a nosotros.

Podríamos hablar de ropa, el planchado de la misma, accesorios, looks, pero en esta ocasión no, nos enfocaremos en un tema que tal vez no se toca lo suficiente posiblemente porque no se le da la importancia necesaria: el calzado.

No te sirve de nada ir trajeado, con una corbata combinada a la perfección, un planchado perfecto, si los zapatos que llevas (por cómodos que sean) son el contraste entre la elegancia y el descuido. Porque un zapato reseco, agrietado y sucio le resta puntos a tu vestimenta, son una especie de imán que inhibe el resto de las prendas y lleva los ojos de los demás directo a ellos.

El cuero

El cuero es la piel animal tratada mediante curtido (técnica que convierte la piel en cuero). Proviene de una capa de tejido que recubre a los animales y tiene propiedades de resistencia y flexibilidad apropiadas para una posterior manipulación. La capa de piel es separada del cuerpo de los animales, eliminándose el pelo o la lana y posteriormente es sometida al proceso de curtido.

Usar “cuero” sin dañar a los animales

Esto es posible gracias a materiales sintéticos que sustituyen el cuero. Los poliméricos como se le conoce a este tipo de materiales (poroso y polimérico) están hechos de un revestimiento de plástico (generalmente poliuretano) sobre una base fibrosa generalmente poliéster. Otro método para desarrollar pieles sintéticas es cubriendo la base de una tela de fibra natural o artificial con un plástico que luego se cubre con una capa de PVC blando.

Los zapatos de cuero o sustitos sintéticos del cuero son de sobra conocidos y utilizados por la innegable elegancia que aportan a quien los calza y es que no ves a un ejecutivo, por ejemplo, usado tenis en la oficina.

Cómo cuidar los zapatos de cuero

Bien sean de cuero animal o artificial, tus zapatos necesitan un retoque cada cierto tiempo y para su cuidado es esencial el lustre con grasa de caballo o potro. Esta grasa se usa desde antaño y es muy apreciada por aquellos cuyas prendas preferidas están confeccionadas en cuero.

¿Por qué usar grasa de caballo o potro?

La grasa del caballo es un producto para el tratamiento del cuero, esta lo nutre y mantiene, evita que se reseque, se agriete y se rompa. Además, brinda un aspecto homogéneo al calzado cuando tiene manchas, ya que al aplicarlo lo oscurece.

Otra vez. Usar “Grasa de caballo o potro” sin dañar caballos

Tal como pasa con el cuero, este producto también a evolucionado para evitar el maltrato animal, hoy en día, es posible encontrar grasa de caballo que no tiene ni un pelo de caballo en su fórmula, sino una serie de sustancias artificiales que al unirlas mediante varios procesos se asemejan a esta en textura y efecto, eso sí, por cuestiones puramente culturales estos productos continúan llevando el mismo nombre.

Las marcas Beybies, Pura+ y NrgyBlast pertenecen a Avimex de Colombia SAS. Todos los productos tienen certificaciones de calidad y registros sanitarios vigentes y están manufacturados bajo los más estrictos estándares internacionales. Para poder adquirir nuestros productos puedes acceder a nuestro Shop-On Line. Todas las compras están respaldadas por garantía satisfecho o rembolsado 100%.


Miami ● New York ● Sydney ● Tel Aviv ● Paris ● Madrid ● Milan ● Firenze ● Roma ● Medellin ● Cartagena ● Bogota ● Barranquilla ● Quito ● Guayaquil ● Lima